Luego de la agresión que sufrió durante un concierto, el ingeniero de sonido que operaba la consola de monitoreo durante el show que Luis Miguel ofreció en Panamá, habría renunciado y le iniciaría una demanda judicial al cantante mexicano. Tener la responsabilidad de ser la persona encargada de que la voz que sale por el micrófono inalámbrico de Luis Miguel llegue de manera correcta a los auriculares que el cantante usa en sus oídos durante los conciertos, no es sólo una de las tareas más difíciles de la actualidad en el mundo de la música; también es de muy algo riesgo. Anteayer, Luismi dio un recital en el Centro de Convenciones Amador, en Panamá. Al promediar el show, dejó de cantar el tema “Decídete”, fue detrás del telón y le revoleó el micrófono al ingeniero de sonido. Molesto por fallas durante su presentación, Luis Miguel lanza micrófono supuestamente a un Ingeniero de sonido en su concierto de ayer en Panamá. Este tipo de conducta se viene repitiendo desde el segundo semestre del año pasado. En octubre, durante un recital en el Auditorio Nacional de México usó varias de las flores que suele entregarle a sus fans para lanzarlas hacia los sonidistas de una manera para nada amigable. Esta vez fue más allá y directamente apuntó con el micrófono. Hasta Armando Manzanero opinó sobre la conducta que viene manifestando Luis Miguel el último tiempo. “No lo conozco como una persona agresiva. Pero es drástico. Recuerdo que en una ocasión, creo que estábamos en la Argentina, hubo una retroalimentación (acople) del sonido. Al día siguiente el ingeniero ya no estaba con él“.