Lo que iba a ser un divorcio amistoso, se ha complicado porque Angélica Rivera se siente “ofendida” por el ex presidente. Al expresidente Enrique Peña Nieto, le saldrá “muy caro” divorciarse de Angélica Rivera, tras su matrimonio iniciado en 2010 y que acabó a finales del 2016. De acuerdo con el columnista de “El Universal”, Salvador García Soto, desde antes del 1 diciembre estaban listos los papeles para la separación, hecho que se fue retrasando por alguna razón del expresidente. “En principio era un acuerdo tranquilo y pacífico de las dos partes”, subraya el periodista. “Pero ahora se convirtió en una serie de exigencias, condiciones y reclamos por parte de su esposa”, añade. Y es que la actriz se sintió “molesta y ofendida” cuando Peña Nieto violó sus acuerdos y se dejó ver en público con su nueva pareja, la modelo Tania Ruiz. Por ese motivo, Angélica Rivera hace exigencias inusitadas a Peña: “la señora le pide a Peña 35 automóviles de último modelo para ella y toda su familia, y que en los próximos 12 años ella y su familiares puedan desplazarse en aviones privados para evitar ser objeto de ataques, burlas o comentarios”, dice García Soto. Se rumora a demás que Peña Nieto presentó a su nueva novia a la sociedad, durante la boda del hijo del abogado Juan Collado el sábado pasado en Acapulco.