Jessica de Alba celebra haber superado sus inseguridades relacionadas con el físico y tener una figura perfecta. Ahora, a sus 38 años se siente muy bien con ella misma y también se siente más atractiva que nunca. En entrevista con la revista InStyle, la actriz y empresaria dijo que fue todo un proceso sacudirse los estereotipos de belleza dictados por la industria, y que su maternidad la ayudaron a apreciarse tal y como es: “¿Quién soy ahora?, me importa un bledo, tengo 3 hijos y han hecho estallar mi cuerpo y me parece bien. Sé que soy inteligente y no me importa lo que piensen los demás, estoy bien”. Jessica trabaja mucho la autoestima en sus hijas: “Les hablo que lo que hace bella a una persona es lo amable que sea, ser verdaderamente feliz y no gruñir por todo. Les hago ver que todo esto hace que una persona sea bella, y no las cualidades físicas”. La actriz cuenta que después de los 30 consiguió sentirse segura de sí misma, y le encanta su imagen: “Puedo presumir lo que quiero, tapar lo que quiero y seguir sintiéndome bien. Si fuera más joven estaría obsesionada con las dietas o el ejercicio, pero pienso: esta es mi situación actual, así soy, esta es mi vida y este es mi cuerpo”.