Sin duda la entrega 90 de los Oscar fue la gran noche de Guillermo del Toro pues ganó como Mejor dirección, Mejor película, Mejor banda sonora y Mejor diseño de producción, pero también causó revuelo cuando llegó sin su esposa.
Tras el júbilo por su triunfó, el reconocido director fue cuestionado por la ausencia de Lorenza Newton, su cónyuge desde 1986. “Me separé en febrero (del 2017) y me divorcié en septiembre, pero poca gente sabía”, dijo el mexicano.
Cabe señalar que el cineasta estuvo casado más de 20 años con Newton, a quien conoce desde sus años de preparatoria en Guadalajara, y durante su relación procrearon a dos hijas: Mariana y Marisa.
La guapa mujer que acompañó al director de cine fue Kim Morgan, quien actualmente trabaja como guionista de Nightmare Alley, la próxima cinta del tapatío.
“Ella (Kim) está trabajando conmigo, llevamos una buena amistad. Por si aparece alguna noticia, aclaremos que yo me separé en febrero. Empecé a trabajar con ella a finales del verano (pasado)”, comentó.