Esteban Loaiza, exbeisbolista y exesposo de la fallecida Jenni Rivera, fue declarado culpable de posesión de cocaína con intención de distribuirla en agosto pasado y, antes de entregarse a las autoridades para cumplir una condena en prisión, compartió un mensaje a sus seguidores de Instagram. En su publicación, Esteban aparece en una playa de San Diego, California, luciendo visiblemente más delgado, dedicando unas emotivas palabras de fe y esperanza ante esta situación. “Saludos a todos hoy. En este día me fui a la playa a ver y estar donde más me gusta. Disfruté del día antes de mañana que es el día de entregarme. Aquí estamos fuertes y vamos a seguir adelante con la frente en alto. Muchas gracias por todo el apoyo a mis fans, seguidores, familiares y amigos”, agregó. El exdeportista compartió la dirección de la institución en la que estará preso. “Aquí voy a estar, para todos mis fans, familiares y para los que me quieran mandar una carta o escribir algo, muchas gracias por el apoyo, saludos a todos”, escribió. El originario de Tijuana fue detenido el 9 de febrero de 2018 en Imperial Beach, California, en posesión de un cargamento de más de 20 kilos de cocaína, valuado en medio millón de dólares. El 8 de marzo de 2019 fue sentenciado a pasar tres años en la cárcel y cinco de libertad condicional, aunque se espera que una vez que cumpla su condena sea deportado de territorio estadounidense. Jenni y Esteban se conocieron en Mazatlán, Sinaloa, cuando él jugaba para los Tomateros de Culiacán. En enero de 2010 ya estaban comprometidos y en septiembre de ese año se casaron en una bella ceremonia celebrada al aire libre en un rancho en California.