Home AL AIRE Erazno y la Chokolata
Erazno y la Chokolata

Erazno y la Chokolata

0
0

Más de una década después de que Oswaldo Díaz creara “El Show de Erazno y la Chokolata”, el conocido locutor afincado en Los Ángeles (California) reconoce que jamás imaginó que su programa de radio fuera a convertirse en uno de los más escuchado en su franja horaria.

“Yo tenía muy poquita ambición cuando empecé, nunca me vi haciendo radio, nunca me vi teniendo mi propio programa. Fue todo muy rápido y no me lo esperaba. No creí que fuéramos a durar tanto”, aseguró Díaz en entrevista con Efe en Los Ángeles.

Nacido en Jiquilpán de Juárez, el michoacano emigró a EE.UU. cuando era un adolescente y emuló los pasos de millones de compatriotas que se ganan la vida arando los campos de cultivo o embelleciendo los jardines ajenos.

Díaz se valió de esta experiencia y de su afición en imitar a terceros para ponerse delante de un micrófono en los estudios radiofónicos de Entravisión y dar voz cada tarde a La Chokolata, El Doggie y Erazno, los peculiares personajes de ficción que, a través del humor, abordan las trágicas realidades y preocupaciones de los inmigrantes latinos que viven a ambos lados de la frontera.

“Si yo no hubiera vivido lo que viví y no hubiera pasado lo que pasé, el programa no sería lo que es. Los personajes tienen un estilo de vida que está basado en lo que mucha gente ha vivido y vive. Mucha gente que viene de nuestros país vive en un garaje y luego sobresale y vive muy bien”, explicó Díaz.

Los personajes del programa han logrado captar y mantener el interés de más de más dos millones de oyentes, según las cifras que maneja la producción del espacio, y lo hace hablando del día a día que vive la gran mayoría de inmigrantes latinos, en especial los trabajadores y obreros.

Temas como la separación de familias, el cruce fronterizo y la infidelidad de la pareja son recurrentes para Díaz y su apegado séquito de seguidores que le sintoniza con lealtad cada tarde, entre las 2 y las 7 pm PT.

“La mayoría tiene algún familiar que quieren traer, o están juntando dinero para irse. Algunos llegaron y están trabajando doble y triple. Siempre buscan estar con la familia aquí o allá y eso es algo por lo que muchos vinieron”, explica el conductor.

De este deseo de reunirse con la familia y los seres queridos nació “El Chokolatazo”, el segmento más popular del programa, y en el que los oyentes llaman para compartir sus anhelos, frustraciones y fracasos sentimentales, pero sobre todo para confirmar o desmentir las sospechas sobre infidelidad de sus respectivas parejas.

En todos estos años, este segmento que nació de una propuesta similar que realiza el también conductor radial estadounidense Ryan Seacrest ha mostrado reconciliaciones, propuestas de matrimonio o finalizaciones de largas relaciones, eclipsadas por la distancia.

Como deja entrever Díaz, durante este segmento los oyentes sabrán el desenlace de aquellas relaciones que se juraron amor eterno, pero que la distancia producida por la experiencia migratoria ha sacudido, muchas veces de manera terminal.