Durante la fiesta de Navidad de la familia Kardashian, Kim publicó varias fotos con su familia. En ellas aparece con un vestido blanco de perlas con un gran escote y mangas sueltas; mientras tanto Kanye West, de 41 años, y sus tres hijos, North, de cinco; Santo, tres; y Chicago, 11 meses, tienen atuendos completamente negros.

Sin embargo, lo que impactó de la foto es el aspecto maduro de su hija North, quien estaba peinada con una cola de caballo alta y llevaba la boca con lápiz labial rojo. Tanto las críticas, como los halagos para la niña se multiplicaron por cientos, y es que a muchos les pareció que es muy pequeña para usar esos colores, y a otros les pareció un lindo toque.

Por otro lado, Kanye optó por un traje bastante conservador con una camisa oscura, un abrigo, jeans y zapatos negros. En las fotos se notan contentos y unidos como familia.

La extravagante fiesta navideña organizada en la mansión de la pareja, en Hidden Hills, costó alrededor de 500 mil dólares, según DailyMail. Y es que transformaron todo en un espacio lleno de nieve, con cabañas y pendientes para bajar en trineo. Incluso Kim, de 38 años, se divirtió como niña como su amiga e invitada Paris Hilton, quien llevaba un mini vestido rojo.

La fiesta estuvo tranquila, a pesar de que John y Kanye habían tenido un enfrentamientopúblico en abril después de que Kanye publicara los mensajes de texto de los cantantes de R&B que le pedían que devolviera su apoyo a Donald Trump. Al parecer, los involucrados ya olvidaron el incidente.